Criterios de calificación. Departamento de Filosofía. Curso 2021-2022

VALORES ÉTICOS (1º, 2º, 3º, 4º ESO)

 

CRITERIOS DE CALIFICACIÓN

Los criterios de evaluación tendrán la flexibilidad suficiente como para adaptarse a las características del alumno, según la metodología de cada profesor, en todo caso se tendrán en cuenta especialmente las siguientes actitudes y valores:

 

  • Respeto hacia todos los miembros de la comunidad educativa.
  • Desarrollo de actitudes responsables, de trabajo y de cooperación.
  • Actitudes de tolerancia y de respeto a la diversidad y a los valores democráticos.
  • Asistencia regular y respeto a las normas de convivencia del centro.

 

En cuanto a las competencias lingüísticas que los alumnos deben alcanzar en esta etapa, se valorará el uso con propiedad y corrección de la lengua castellana y el respeto por las reglas ortográficas, pudiéndose penalizar con descuentos en las calificaciones su uso incorrecto en los ejercicios escritos.

 

La nota final de cada evaluación se obtendrá atribuyendo un porcentaje del 80% de la nota a las pruebas escritas y orales (comentarios de texto, fichas, cuestionarios, cuaderno de clase, exposición de trabajos, debates…) que valorarán la consecución de los objetivos mínimos expresados como estándares evaluables; y un porcentaje del 20% de la nota al trabajo diario del aula: seguimiento directo del profesor para valorar la adquisición y consolidación de las competencias de etapa a través del aprovechamiento e implicación del alumno en las actividades diarias.

 

En el caso de que el profesor evalúe mediante este sistema, la no entrega o no realización de más del 50% de las tareas imposibilitará de todo punto superar la materia en cada evaluación y al final de curso.

 

Si el profesor lo estima más conveniente por motivos pedagógicos o porque el anterior sistema no le parece el más adecuado a lo largo del curso, el profesor podría programar exámenes (con preguntas de desarrollo, de opción múltiple…), uno como mínimo por evaluación, basado en los materiales trabajados en clase. En este caso, el docente determinará en cada caso la proporción en la nota final que asigne a dichas pruebas objetivas escritas, no pudiendo en todo caso suponer más del 50% de la nota final. De este modo, por ejemplo, una posible ponderación sería: 50% exámenes, 30% trabajos y 20% trabajo en el aula.

 

Para aprobar la materia en la convocatoria ordinaria será necesario haber superado las tres evaluaciones con una nota mínima de un 5 en cada una de ellas, ya sea en la convocatoria regular o a través del proceso de recuperación que establezca cada profesor. La nota final se calculará haciendo la media aritmética de las tres evaluaciones. Se valorará si ha habido una evolución positiva en ascenso a lo largo del curso para redondear la nota media final.

 

 PROCEDIMIENTOS DE EVALUACIÓN Y RECUPERACIÓN

          

Al inicio del curso, y para comprobar el punto de partida inicial del alumno, se realizará una evaluación inicial que permita valorar el nivel de adquisición de las competencias previas, fundamentalmente comprensión lectora, expresión oral y escrita.  La evaluación inicial no tendrá valor académico en cuanto a la promoción del alumno, sino un valor orientador.

Así mismo, cada trimestre, se recogerán datos individuales que permitan valorar la consecución de los objetivos en los tres parámetros establecidos. Los alumnos tendrán acceso a las correcciones de los ejercicios susceptibles de ser tenidos en cuenta para la nota. Las familias de los alumnos o sus tutores legales tendrán información de estos resultados. La nota final del curso que aparezca en la calificación del alumno será la media ponderada entre los resultados de las tres evaluaciones.

 

Una evaluación suspendida se podrá recuperar en el transcurso de la siguiente, atendiendo a los siguientes procedimientos:

 

— Entregando al menos el 50% de las tareas realizadas durante dicha evaluación y mostrando una significativa mejora en el trabajo en el aula durante la siguiente.

 

— En el caso en que el profesor hubiera optado por la realización de exámenes, el alumno habría de presentarse a un examen de recuperación en el que debería obtener al menos una calificación de 5; además de hacer entrega de al menos el 50% de las tareas realizadas en la evaluación no superada.

 

Los alumnos que no aprueben en la convocatoria final ordinaria tendrán un examen único de contenidos mínimos en la convocatoria final extraordinaria. Superarán la materia si obtienen una calificación mínima de 5.

 

RECUPERACIÓN DE LA MATERIA PENDIENTE

 

Los alumnos que promocionen a segundo curso con la materia pendiente del primero podrán aprobar la materia si superan positivamente las dos primeras evaluaciones de la materia Valores Éticos de 2º. En el caso de que no cursen la materia, el departamento habilitará para ellos pruebas escritas o la entrega de trabajos en las fechas que el equipo directivo determine. En los exámenes de recuperación, los alumnos se examinarán de los contenidos mínimos consensuados por el departamento.

 

Los alumnos que promocionen a tercer curso con la materia pendiente del segundo podrán aprobar la materia si superan positivamente las dos primeras evaluaciones de la materia valores éticos de 3º. En el caso de que no cursen la materia, el departamento habilitará para ellos pruebas escritas o la entrega de trabajos en las fechas que el equipo directivo determine. En los exámenes de recuperación, los alumnos se examinarán de los contenidos mínimos consensuados por el departamento.

 

Los alumnos que promocionen a cuarto curso con la materia pendiente del tercero, podrán aprobar la materia si superan positivamente las dos primeras evaluaciones de la materia valores éticos de 4º. En el caso de que no cursen la materia o no la superen según el anterior procedimiento, el departamento habilitará para ellos pruebas escritas en las fechas que el equipo directivo determine. En los exámenes de recuperación, los alumnos se examinarán de los contenidos mínimos consensuados por el departamento.

 

FILOSOFÍA. 1º BACHILLERATO

 

CRITERIOS DE CALIFICACIÓN

Para evaluar el grado de consecución de los objetivos, tenemos que recurrir a métodos diversificados que, proporcionen la mayor cantidad de información y suficientemente diferenciada.

 

La nota final de cada una de las evaluaciones ordinarias se obtendrá siguiendo los siguientes criterios:

 

La nota de las pruebas escritas objetivas y resto de los trabajos realizados en el trimestre contarán un 85% en la calificación de la evaluación:

 

— Un 50% obtenido a partir de las calificaciones obtenidas en las pruebas escritas objetivas realizadas (exámenes con preguntas de desarrollo, de respuesta múltiple…). Si se programara más de una prueba parcial en el trimestre, la nota final en este apartado se obtendría al realizar la media entre las que se hubieran realizado. En todo caso, para poder ponderar este apartado (el que más valor presenta en el conjunto de la calificación final) resultará de todo punto imprescindible haber obtenido una calificación media de 4,5. Una nota inferior implicará la no superación de la evaluación.

 

— Un 35% obtenido a partir de las calificaciones logradas en la realización de las actividades programadas: resúmenes de los temas, comentarios de texto, fichas, cuestionarios, trabajos sobre lecturas obligatorias, disertación filosófica, debates, exposiciones… El profesor del grupo valorará en cada caso, según las actividades que se realicen durante cada evaluación y los criterios pedagógicos que considere oportuno, el peso final de cada una de ellas en la ponderación de la nota final en este apartado.

El 15% restante vendrá dado por las notas de clase, mediante la cual el profesor valorará el trabajo realizado en el aula (implicación en las tareas, participación en las mismas, contribución a su buen aprovechamiento…), a partir del seguimiento diario de cada alumno.

 

Las actividades obligatorias habrán de entregarse completas y en los plazos indicados para que puedan ser evaluadas. Salvo causa justificada, no se tendrán en cuenta las actividades incompletas y entregadas fuera de plazo.

 

En cuanto a la ortografía, se seguirá de forma flexible lo establecido por el Departamento de Lengua y Literatura: por cada falta de ortografía -0,50 puntos. Por cada tilde -0,25 puntos, hasta un máximo de dos. Por uso incorrecto de signos de puntuación y por faltas de adecuación, coherencia y cohesión (falta de unidad temática, presencia de anacolutos, mal uso de conectores, impropiedades léxicas, registro inadecuado, etc.) hasta un punto. El profesor podría optar en la primera evaluación por informar solamente al alumno de sus faltas de ortografía y del descuento en la nota que podría haberle aplicado.

 

Una letra ilegible, así como una presentación descuidada, pueden restar puntuación en la nota global de los ejercicios, trabajos o exámenes.

 

   Cuando un alumno falte a un examen no podrá repetirlo. Pasará directamente a la recuperación. Sólo en circunstancias de extrema gravedad y si el alumno aporta un justificante médico fiable o de cualquier otra índole el mismo día de su incorporación al centro (por respeto al docente y a sus compañeros, no se aceptarán como válidas las notificaciones realizadas en la agenda escolar por los padres o tutores legales sin dicho documento acreditativo), el profesor podría permitir hacer la prueba no realizada en la fecha programada para ello. Seremos muy exigentes en este punto, porque desde hace unos años hemos observado una picaresca cada vez más acusada y nos es imposible discernir cuándo hay una causa realmente justificada y cuándo no. Algunos estudiantes diseñan a su capricho el calendario de los exámenes acudiendo, cuando les conviene, a un médico que les firma sin más un certificado de asistencia a la consulta sólo por ir a buscar recetas o por ir plantear un problema médico no urgente que podría plantearse en otro momento o fuera del horario escolar. Al principio de curso avisaremos muy claramente de ello a nuestros alumnos.

 

La entrega fuera de plazo de un trabajo importante puede ser penalizada o incluso el profesor puede negarse a recogerlo. Estará en su mano el hacerlo, siempre a discreción, si el alumno presenta un justificante pertinente el día de la entrega o el de su incorporación al centro, en caso de enfermedad, ingreso hospitalario, etc., de los motivos por los que se ha retrasado. La no entrega de algún trabajo pendiente importante, como una ficha de lectura u otro, puede tener como consecuencia el suspenso de la evaluación. El mismo criterio se seguirá con las exposiciones orales.

 

En el caso de que un alumno copie en un examen (sea cual sea el método), o de que se le descubra cualquier medio dispuesto para ser utilizados en una prueba, y también en el caso de que copie un trabajo escrito (ya sea total o en parte), el profesor le suspenderá automáticamente la evaluación y, además, el alumno perderá el derecho a la recuperación ordinaria (sólo podrá recuperarla en la convocatoria extraordinaria de junio). Si el hecho se produjera en la recuperación final de junio o en el examen extraordinario, suspendería automáticamente la materia.

 

Para aprobar en la convocatoria final ordinaria será necesario tener aprobadas las tres evaluaciones con una nota media mínima de 5 en cada una de ellas, ya sea en la convocatoria regular o a través del procedimiento de recuperación establecido. La nota final se calculará haciendo la media aritmética de las tres evaluaciones. Se valorará si ha habido una evolución positiva en ascenso a lo largo del curso para redondear la nota media final.

 

RECUPERACIÓN

Se realizará una única prueba escrita, preferiblemente al comienzo de la siguiente evaluación, para todos aquellos alumnos que no hubieran alcanzado la nota mínima en los exámenes regulares de evaluación (4,5). Si el motivo del suspenso hubiera sido la no superación del apartado que valora las actividades, el profesor del grupo determinará en cada caso qué ha de aportar el alumno para poder superar la evaluación: entrega de trabajos, realización de las disertaciones o exposiciones correspondientes, entrega de los resúmenes…

La prueba final ordinaria consistirá en un examen en el que los alumnos que no hubieran superado alguna de las tres evaluaciones podrán recuperarlas. Pera ello resultará imprescindible obtener como mínimo una calificación de 5 en dicha prueba.

La prueba extraordinaria de junio consistirá en una prueba escrita sobre la totalidad de los contenidos de la materia. Se considerará superada esta si la calificación obtenida es 5 o superior.

RECUPERACIÓN DE LA MATERIA FILOSOFÍA DE 1º DE BACHILLERATO PARA LOS ALUMNOS QUE CURSEN 2º DE BACHILLERATO

La planificación que se llevará a cabo durante el presente curso será la siguiente:

 

Se convocará a una reunión con los alumnos de segundo de bachillerato con Filosofía de primero suspensa, para informarles sobre el procedimiento de recuperación en fecha y lugar que se hará público el mes de noviembre.

 

Se procurará una buena coordinación con los alumnos (recordamos que el departamento no tiene asignado horario de atención y repaso de asignaturas pendientes) a fin de ayudarles en la preparación de los contenidos mínimos que debe asimilar para superar la materia, especialmente con materiales de refuerzo y explicaciones sobre los contenidos teóricos y prácticos.

 

Se realizarán dos exámenes durante el curso 2021-2022 sobre los contenidos mínimos desarrollados en el curso anterior, uno en enero, y otro en abril de 2022. Los alumnos que aprueben en enero tendrán recuperada la asignatura. Los que no lo consigan, tendrán una nueva oportunidad con los exámenes extraordinarios de abril. Se tendrá en cuenta que las fechas para realizar dichos exámenes no coincidan con las pruebas de las materias de 2º de Bachillerato. La calificación media final de estas pruebas habrá de ser al menos de 5 para dar por superada la materia.

 

Queda abierta la posibilidad, si así lo considera el departamento, de sustituir estos exámenes por la elaboración, presentación y defensa de un trabajo que abarque los contenidos mínimos exigibles para superar la materia en las fechas establecidas por este. Creemos que resulta necesario incluir esta alternativa, en la medida en que, debido a las especiales condiciones que tuvieron que afrontar estos alumnos, este curso en 2º de bachillerato, el curso pasado en 1º de bachillerato, quizá el seguimiento de la materia Filosofía no pudo ser todo lo completa que exige un curso de bachillerato. En todo caso, para superar la materia, dicho trabajo deberá obtener una calificación de al menos 5.

 

Se aplicarán en todos los exámenes, así como en los trabajos si fuera el caso, los criterios de evaluación, criterios de calificación y, los procedimientos e instrumentos de evaluaciones que vienen regulados en la programación de Filosofía de 1º de Bachillerato a la hora de calificar las pruebas escritas objetivas y trabajos de investigación.

 

Se tendrán en cuenta para estas pruebas, los mismos criterios ortográficos que para los alumnos que cursan primero de bachillerato.

 

El profesor responsable de los alumnos con esta asignatura pendiente será el jefe del Departamento de Filosofía.

 

 EVALUACIÓN EXTRAORDINARIA

 

En la evaluación extraordinaria, se exigirá a los alumnos los contenidos desarrollados a lo largo del curso, es decir, los contenidos mínimos correspondientes a las tres evaluaciones.

La prueba, será similar a la aplicada en la evaluación final ordinaria, y se consensuará entre todos los miembros del departamento, eligiendo al menos el 70% de las cuestiones entre los estándares seleccionados como contenidos mínimos.

 

PSICOLOGÍA. 2º BACHILLERATO

 

CRITERIOS DE CALIFICACIÓN

    La nota final de cada evaluación se calculará sumando la obtenida por el alumno en cada uno de estos apartados:

 

1 – La exposición oral de un breve trabajo de investigación sobre algún aspecto concreto del temario correspondiente a cada trimestre. En esta exposición los alumnos podrán hacer uso de materiales audiovisuales, fotocopias, esquemas, etc. Habrán de mostrar unos conocimientos mínimos sobre el tema investigado (hasta un punto) y además la capacidad de comunicarlos de manera eficaz (hasta un punto). La exposición oral se valorará, por tanto, con dos puntos sobre la nota del trimestre.

 

2 – Pruebas escritas de preguntas abiertas (o bien de respuesta múltiple), para evaluar la adquisición de los contenidos mínimos, así como la corrección en la expresión, comprensión y razonamiento. Se valorará con seis puntos.

 

3 – Actividades, comentarios de texto, debates, fichas realizadas durante el trimestre en el aula. Se valorará con dos puntos.

 

Para poder superar cada evaluación resultará imprescindible la realización de la exposición oral, así como obtener al menos 4 puntos en las pruebas escritas.

La nota media de la convocatoria final ordinaria se obtendrá realizando la media aritmética de las tres evaluaciones.

Las actividades obligatorias habrán de entregarse completas y en los plazos indicados para que puedan ser evaluadas. Salvo causa justificada, no se tendrán en cuenta las actividades incompletas y entregadas fuera de plazo.

 

En cuanto a la ortografía, se seguirá de forma flexible lo establecido por el Departamento de Lengua y Literatura: por cada falta de ortografía -0,50 puntos. Por cada tilde -0,25 puntos, hasta un máximo de dos. Por uso incorrecto de signos de puntuación y por faltas de adecuación, coherencia y cohesión (falta de unidad temática, presencia de anacolutos, mal uso de conectores, impropiedades léxicas, registro inadecuado, etc.) hasta un punto. El profesor podría optar en la primera evaluación por informar solamente al alumno de sus faltas de ortografía y del descuento en la nota que podría haberle aplicado.

 

Una letra ilegible, así como una presentación descuidada, pueden restar puntuación en la nota global de los ejercicios, trabajos o exámenes.

 

   Cuando un alumno falte a un examen no podrá repetirlo. Pasará directamente a la recuperación. Sólo en circunstancias de extrema gravedad y si el alumno aporta un justificante médico fiable o de cualquier otra índole el mismo día de su incorporación al centro (por respeto al docente y a sus compañeros, no se aceptarán como válidas las notificaciones realizadas en la agenda escolar por los padres o tutores legales sin dicho documento acreditativo), el profesor podría permitir hacer la prueba no realizada en la fecha programada para ello. Seremos muy exigentes en este punto, porque desde hace unos años hemos observado una picaresca cada vez más acusada y nos es imposible discernir cuándo hay una causa realmente justificada y cuándo no. Algunos estudiantes diseñan a su capricho el calendario de los exámenes acudiendo, cuando les conviene, a un médico que les firma sin más un certificado de asistencia a la consulta sólo por ir a buscar recetas o por ir plantear un problema médico no urgente que podría plantearse en otro momento o fuera del horario escolar. Al principio de curso avisaremos muy claramente de ello a nuestros alumnos.

 

La entrega fuera de plazo de un trabajo importante puede ser penalizada o incluso el profesor puede negarse a recogerlo. Estará en su mano el hacerlo, siempre a discreción, si el alumno presenta un justificante pertinente el día de la entrega o el de su incorporación al centro, en caso de enfermedad, ingreso hospitalario, etc., de los motivos por los que se ha retrasado. La no entrega de algún trabajo pendiente importante, como una ficha de lectura u otro, puede tener como consecuencia el suspenso de la evaluación. El mismo criterio se seguirá con las exposiciones orales.

 

En el caso de que un alumno copie en un examen (sea cual sea el método), o de que se le descubra cualquier medio dispuesto para ser utilizados en una prueba, y también en el caso de que copie un trabajo escrito (ya sea total o en parte), el profesor le suspenderá automáticamente la evaluación y, además, el alumno perderá el derecho a la recuperación ordinaria (sólo podrá recuperarla en la convocatoria extraordinaria de junio). Si el hecho se produjera en la recuperación final de junio o en el examen extraordinario, suspendería automáticamente la materia.

 

RECUPERACIÓN

Para recuperar una evaluación no superada el profesor programará un examen de recuperación al comienzo del siguiente trimestre. Si la causa del suspenso hubiera sido motivada por la no realización de la exposición oral, el profesor determinará la sesión en la que podrá realizarla.

La prueba final ordinaria consistirá en un examen en el que los alumnos que no hubieran superado alguna de las tres evaluaciones podrán recuperarlas. Pera ello resultará imprescindible obtener como mínimo una calificación de 5 en dicha prueba.

La prueba final extraordinaria consistirá en una prueba escrita sobre la totalidad de los contenidos de la materia. Se considerará superada esta si la calificación obtenida es 5 o superior.